2006/02/09

DEFENSA DE LA ALEGRÍA

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

Mario Benedetti

3 Comentarios:

Blogger marea dijo...

Excelente elección...
Me encanta la sensación de estar alegre.
Yo la defiendo a base de risas.
jiji

10/2/06 11:04  
Blogger bicharraco dijo...

Precioso.
Deberíamos de recordarlo en tantos momentos de la vida...
SALUDOS.

13/2/06 17:54  
Blogger Pau dijo...

En estos momentos confusos, se agradece que alguien nos recuerde algo tan sencillamente bello como la alegría.
Enhorabuena y saludos :)

14/2/06 13:56  

Publicar un comentario

<< Home