2006/05/19

Libertad de Expresión, Libertad de Información

He recibido ésto en mi correo-e y me parece interesante darle difusión. Si os place, copiarlo y enviarlo también.

"Ante las presiones que el equipo de Documentos TV, dirigido por Pedro Erquicia, está recibiendo, por parte de sectores abolicionistas de la prostitución, para que eliminen de la parrilla de programación el documental Muerte de una puta, previsto para el martes día 23 de mayo, a las 22,00 horas os animamos a que enviéis e-mails al director (doctv@rtve.es), con el ASUNTO: POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN y el siguiente texto que os proponemos o similar. Te rogamos la máxima difusión del contenido de este e-mail. Un cordial saludo. Colectivo Hetaira"


Estimado Sr. Pedro Erquicia:

Queremos agradecerle que el programa que usted dirige, Documentos TV, tenga la valentía de emitir el documental Muerte de una puta. El reportaje, que algunas de nosotras pudimos ver en el estreno en los cines Princesa de Madrid, nos llena de satisfacción en tanto en cuanto refleja una situación olvidada, la lucha por la defensa de los derechos de las prostitutas, un movimiento internacional que lleva años dando voz a las mujeres que han decidido ejercer la prostitución.

Lo agradecemos además porque es la primera vez que los telespectadores podrán escuchar en televisión en nuestro país las voces de Grisélides Réal, de Carla Corso, de Pia Covre, de la suiza Claudette…, mujeres que además de trabajadoras del sexo son unas luchadoras excepcionales, que se han enfrentado a la incomprensión social por atreverse a contar su experiencia de vida y de trabajo.

En otras ocasiones Documentos TV ha abordado en otros reportajes el tráfico de seres humanos, un asunto que intranquiliza a toda la sociedad y que todo el mundo deseamos que deje de existir. Por eso exigimos protección eficaz para quienes se han visto secuestradas o coaccionadas por mafias internacionalmente organizadas, tal y como comenta en el propio reportaje la activista italiana Carla Corso, gracias a la presión de su organización, Italia goza ahora mismo de una ley de testigos protegidos a tener en cuenta.

Somos conscientes de que la prostitución es un tema que despierta intranquilidad. En este sentido agradecemos la valentía de emitir un programa que refleja la lucha de aquellas mujeres que quieren seguir ejerciendo la prostitución pero que reclaman hacerlo en mejores condiciones y exigen el reconocimiento legal de sus derechos en tanto que ciudadanas y trabajadoras. Creemos que ha de ser el diálogo, la comprensión y sobre todo la escucha de quienes se encuentran en la industria del sexo lo que haga avanzar a toda la sociedad.

Sepa Vd. que el día 23 de mayo muchas personas seguirán el documental Muerte de una puta y que muchas de ellas serán trabajadoras y trabajadores de la industria del sexo.



Un cordial saludo y enhorabuena a todo su equipo.

FIRMA:

11 Comentarios:

Blogger bicharraco dijo...

Híjole, es un tema controvertido, sí.
Ojalá lo transmitan. Nos guste o no, es una profesión muuuuuuy antigua y que seguirá presente.
SALUDOS.

19/5/06 17:41  
Blogger Juan Haldudo dijo...

Sí, además de que merece reflexionar y ofrecer algo más que moral (sea coercitiva o sea liberatoria ésta). Pero siempre es más fácil enarbolar una bandera y generalizar sin más con argumentos como que la prostitución es sobre todo explotación de inmigrantes o dominación del hombre hacia la mujer. Relativo a la explotación de las inmigrantes, me gustaría recomendar dos libros: “Trabajar en la industria del sexo, y otros tópicos migratorios” de Laura María Agustín, ed. Gakoa, 2002, y “Trabajadoras del sexo. Derechos, migraciones y tráfico en el siglo XXI”, Raquel Osborne (ed.), Bellaterra, 2004.
Un análisis crítico de la construcción social de la categoría de prostituta y los estigmas asociados puede verse en “El prisma de la prostitución” de Gail Pheterson, Talasa, 2000.
Me cuesta aceptar que la prostitución sea intrínsecamente una forma de dominación del hombre sobre la mujer. Y si una prostituta rechaza esta visión (como desde luego ha sucedido), sale la feminista de turno a decir que está alienada y que ella sabe qué es lo mejor para ella. Francamente, me parece un paternalismo inaceptable. Se supone que las feministas defienden el derecho de las mujeres a tener su propia voz, a recobrar la autonomía que el sistema patriarcal les había arrebatado. Pero con la prostitución descubrimos que solo es aceptable un tipo de voz femenina/feminista fetén: la que denuncia cualquier tipo de prostitución como violadora de la dignidad humana.
Volviendo al hilo inicial, podemos estar de acuerdo en que la prostitución es un vestigio del orden social anterior no igualitario, simultáneamente menospreciado y consentido por su función de válvula de escape institucionalizada. Si el orden sexual ha producido sujetos masculinos con una sexualidad hiperdeseante necesitada de liberación erótica y otro sexo (históricamente) sin sexualidad, una parte de las mujeres (las prostitutas) tiene que dedicarse a la liberación erótica de los varones. Por tanto, la prostitución, en su origen, es una institución construida para que el orden sexual no se resienta: se trata de negar el deseo de las mujeres y afirmar el de los varones.
¿Y ahora qué hacemos? La legalización acepta su necesidad y protege a las mujeres. En cierto modo, le hace el juego a la construcción patriarcal. Solo que, me parece a mí, el significado de la relación prostituta-cliente no es linealmente explotado-explotador.

19/5/06 19:11  
Blogger Juan Haldudo dijo...

Joer, peazo comentario. Es casi más grande que la entrada. ¡Hey! ¡Psst! ¡Despierta! :-)
Un saludo.

19/5/06 20:15  
Blogger Mario Toledo dijo...

La prostitución como tal no es un problema: las mujeres son libres de utilizar su cuerpo como herramienta de trabajo (también lo es en el caso de los deportistas, aunque no en las mismas circunstancias) y los hombres son libres de pagar por tener sexo con esas mujeres (que allá cada cual con su bolsillo y su estima). La gravedad viene cuando se involucra en este negocio a chicas jóvenes, incluso niñas, o a mujeres que acaban siendo dependientes de los proxenetas, ya que en ambos casos se está coartando una libertad. Por ello pienso que la regulación de la prostitución es una buena fórmula para acabar con las cavernas de esta profesión.
Un saludo

20/5/06 01:39  
Blogger bicharraco dijo...

Voy de salida de la oficina y me voy volando al veterinario a recoger a Ona, que está malita.
Pero me llevo el tema y el lunes opinaré al respecto (y, bueno, que conste que no soy especialista en la materia, ni feminista... ni prostituta... jajajajaja... pero soy mujer).
CHAUUUUUU.

20/5/06 02:09  
Blogger Cococita dijo...

Lamentable que existan prostitutas... pero existen y hay que lidiar con ello.
Pero hay un trasfondo social muy intenso que las lleva por ese camino.
En cuanto a la libertad de prensa estoy muy de acuerdo que se exhiba dicho programa al respecto. Los periodistas no tienen por qué ser silenciados, sólo cumplen con una labor informativa e investigativa muy valiosa.

20/5/06 16:45  
Blogger Juan Haldudo dijo...

Sobre la libertad: si es una decisión de dos adultos libres, tomada de mutuo acuerdo no veo qué problema hay al respecto. Las razones que llevan a una mujer a prostituírse son tan variadas como prostitutas hay, aunque prefiramos simplificar la compleja realidad. Y para opinar de un tema no creo que haya que ser un experto o un usuario (lo confieso: jamás nunca usé sus servicios). Sí tener un mínimo interés intelectual, opinar con y desde el respeto y abrir las orejas.
Saludos.

20/5/06 18:25  
Blogger Cococita dijo...

Estoy muy de acuerdo contigo.

20/5/06 18:59  
Anonymous tazair dijo...

Me temo que la Iglesia (supongo que será uno de esos grupos abolicionistas que habla) tiene mucho poder. Bueno la iglesia, el Opus Dei... Espero que no se echen atrás. A veces pienso que en vez de ir hacia delante vamos para atrás.

22/5/06 21:20  
Blogger Juan Haldudo dijo...

Cococita: cuidado, que empiezas a estar muy de acuerdo conmigo en éstos temas y al final vas a acabar pensando que Bachelet es una gran oportunidad para Chile.

Tazair:los grupos abolicionistas no son sólo la todopoderosa, quejumbrosa y pedigüeña Iglesia Católica S.A., pero sí los que más ruido hacen.
Saludos a todos.

22/5/06 21:59  
Blogger bicharraco dijo...

Coincido con Mario Toledo en todos los aspectos.
Sin embargo también pienso que al legalizar o regular la prostitución, aparecerán otro tipo de cavernas burocráticas y gubernamentales que seguirán provocando dolores de cabeza.
(lo anterior no significa que esté en contra de su legalización, al contrario).
Sería un gran avance, y su situación ante la sociedad entera se dignificaría.
A pesar de todo, pienso que en ciertos lugares del mundo estamos a años luz de que algo así suceda. No lidiamos con feministas sino con sociedades hipócritas (y no se yo quiénes hacen más daño...).
SALUDOS.

23/5/06 16:59  

Publicar un comentario

<< Home