2006/03/16

¿Perros peligrosos? Humanos irresponsables


Anoche en Cuatro emitieron un programa sobre Perros Peligrosos, a raíz de una lamentable y triste noticia en la que unos perros atacaron a un niño. De nuevo los periodistas, en un alarde de desinformación, se quedaron en la superficie de lo que vende -el ataque canino- sin querer profundizar en las causas del hecho. ¿Por qué atacan los perros? Los perros, como los lobos y otros animales, son animales sociables y que viven en manada. En ésta impera una rígida jerarquía donde uno o dos (macho y hembra) son los líderes y ejercen su dominio sobre los demás, lo que se conoce como “alfas”. Para mantener su dominio lo ejercen del único medio con el que la naturaleza los ha dotado, con sus colmillos. También existe otro tipo de agresión, hacia perros de manadas distintas para defender su territorio. Y por último, pueden morder por miedo o para defenderse. Normalmente, antes de atacar, un perro nos avisa de cuáles son sus intenciones por medio de su lenguaje corporal: orejas hacia atrás, muestra sus colmillos, gruñe. Es problema nuestro saber interpretar ése lenguaje. Así pues, si sabemos las causas por las que un perro ataca, está en nuestra mano evitar las situaciones que pueden desencadenar ésos hechos. No entremos en su territorio o no dejemos que sea el perro (si es nuestro) se convierta en el líder de su manada: su familia.Y es culpa nuestra igualmente (por irresponsabilidad) dejar a un niño pequeño cerca de un perro, sea conocido o no, sin vigilancia. Los niños no sólo no saben interpretar su lenguaje sino que además actúan con ellos de manera que resulta provocativa hacia los mismos: mirándolos directamente a los ojos (lo que sólo pueden hacer los alfas), tirándoles de las orejas o acariciándolos en la boca (lo que sólo hacen los cachorros con sus madres y los perros sumisos). Cuando un perro quiere demostrar su hastío hacia un cachorro juguetón, o le gruñe o si persiste le corrige de la única manera que sabe: dándole un mordisco. Y no, no es con ánimo asesino. Ahora bien, toda vez que un perro sea más grande que el niño, el bocado será doloroso.
¿Qué hay acerca de las supuestas razas peligrosas?. No existen tales. Estadísticamente, los ataques más habituales son de razas de compañía (Yorkshire, caniches, dálmatas, cocker spaniel…) mimados por dueñas irresponsables que tratan a los perros como niños y a los que han permitido convertirse en los alfas de su manada. Toda vez que éstos no son muy grandes, la alarma es menor. ¿Y qué hay de los dobermanns que se vuelven locos?. Sin duda, ésta es la mentira más grande y estúpida que jamás he oído. De adultos no les crece el cerebro, como algún iluminado afirma. Cuando un tejido crece en un animal ya adulto suele recibir un nombre: tumor. Y esto es muy infrecuente, no lo habitual. He tenido dos dobermanns y mi experiencia y la de los niños de mi barrio jamás ha sido negativa. Y mira que me les han puteado (tirándoles de las orejas o del rabo).
A pesar de lo dicho, que no existen razas peligrosas, es responsabilidad del dueño evitar que cualquiera de ésas situaciones pueda darse. Una forma interesante, pues se pasa tiempo con el perro, es un buen adiestramiento. Un perro bien adiestrado puede ser detenido con una voz cuando éste se ha lanzado a un ataque. He ido a muchas exposiciones caninas y he visto como un perro se ha parado en seco antes de morder al figurante. Es igualmente importante socializar bien a un perro: no separándolo de la madre antes de los 3 meses, permitiéndole que tenga contacto con otros congéneres, interactuar con otras personas en diferentes situaciones, etc. De suyo, los perros que dieron origen a la noticia parece que incumplían con casi todo lo mencionado. Son seres irresponsables como ése los que tienen buena culpa de que se produzcan hechos como ése. Me atrevería a decir que en un 90 o 95% de la culpa en éste caso puede ser del dueño que los tenía asilvestrados.
De todos modos, cuando tratemos con animales, no olvidemos quién se supone que es el racional.

5 Comentarios:

Blogger Misslucifer dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Todos los casos que conozco de perros que han mordido a gente son mascotas de dueños que les vuelven locos: no les tratan ni respetuosamente (por no decir fatal), ni coherentemente (tan pronto les gritan sin motivo como les acarician), ni les enseñan lo que esta bien y lo que está mal.
Yo siempr he tenido perros de "raza peligrosa", boxer, y son de lo más cariñoso (especialmente con los niños) y obedientes...
Es una pena que se permita tener perro (o cualquier otro animal) a cualquiera, creo que deberían tenerse en cuenta los mismos criterios que en la adopción de niños.

17/3/06 00:17  
Blogger Su dijo...

Te has explicado de lujo. Totalmente de acuerdo.

17/3/06 01:22  
Blogger rotops dijo...

Mikel:
Procuro no tratar con animales, pero es que muchos dueños de perros los cruzan en mi camino y yo no sé -ni tengo por qué saber- como tratarlos. Si me muerden, no sé el porqué ni defenderme. Bastante trabajo me dan muchos animales que se llaman racionales.
Tampoco sé tratar cocodrilos, serpientes, ranas o amebas, pero no se me obliga a que me cruce con animales de ésos por la calle ni a que tenga que ir sorteando sus excrementos con regates inverosímiles.
Y a mí me parece deprimente que se compare a los niños y su adopción (¿tenerlos sin adoptar, por parto de la mujer de la pareja, no entra en la comparación?) con los perros y su tenencia. A lo mejor tiene que ser así, pero me deprime, para qué nos vamos a engañar.

17/3/06 16:12  
Blogger bicharraco dijo...

Es verdad. Las mascotas suelen ser insoportables porque el dueño es mucho más insoportable con él. Y de ahí se derivan muchos de los problemas.
Adoro a los perros (y los gatos) y me enoja muchísimo que estas cosas pasen porque ellos dependen totalmente de nosotros, así que a los que deberían de castigar es a los dueños.
SALUDOS.

17/3/06 19:17  
Anonymous Anónimo dijo...

Yo discrepo en muchas de las opiniones que se dan en este artículo. Yo tengo un perro mestizo pequeño y lo he adoptado hace dos meses, mi perro es algo agresivo con otros canes de su mismo sexo, nunca con las personas y no me siento culpable de su comportamiento, intento corregirle cada vez que hace algo malo y le premio cuando hace algo bueno. Cuando le adopté ya era adulto, tiene 1 año y medio, supongo que igual no tubo una socialización como debiera, pero eso no lo sé puesto que los perros viven el presente, nunca el pasado ni el futuro.

25/4/08 13:29  

Publicar un comentario

<< Home